Casi todas las empresas tienen bastante asumida la importancia de cuidar de su cliente y la comunicación con su público. Lo que muchas empresas tienden a descuidar es a su cliente interno: el empleado.

¿Qué beneficios tiene la comunicación interna?

Una comunicación interna eficiente alinea al equipo con los objetivos y valores de la empresa. Por naturaleza humana, a todos nos gusta sentirnos útiles y, sobre todo, saber por qué hacemos las cosas. Según datos de Staffbase, la comunicación interna aumenta el rendimiento, hasta en un 36%, y la rentabilidad en un 30%.

Nuestros empleados siempre deberían ser los primeros en conocer las nuevas líneas de negocio y objetivos de la empresa. De esta manera, tendremos un equipo empoderado e implicado. Esto es un reto con las nuevas tecnologías de la información, que nos hacen especialmente vulnerables a rumores o noticias falsas.

La transparencia genera una mayor confianza con los empleados, se estimula la motivación y el ambiente de trabajo mejora. La comunicación interna es una herramienta muy poderosa para la retención de talento. Además, si conseguimos generar engagement, los trabajadores de la empresa pueden ser los mejores embajadores de nuestra marca.

Otro de los beneficios que a veces pasamos por alto es la satisfacción del cliente. Sí, una mejor comunicación interna incide directamente sobre la experiencia de nuestro cliente. Si queremos clientes satisfechos necesitamos empleados satisfechos. ¿Cómo vamos a conseguir customer experience sin employee experience?

No hay que olvidar que la comunicación es two-ways. No solo se trata de emitir mensajes sino de recibir el feedback activo de todos los trabajadores. Para esto, suele ser muy efectivo apoyar posiciones de middle management. Conocer puntos de dolor entre el equipo puede ayudar a los mandos de dirección a poner los pies en el suelo, descubrir ineficiencias y trazar una estrategia mucho más acorde a la realidad que vivimos.

Además, un canal de comunicación interna y un protocolo bien establecido es vital en casos de crisis, en los cuales una respuesta rápida, coherente y alineada a todos los niveles es de gran importancia para sobreponerse a la situación.

Por todos estos motivos, cada vez se hace menos trivial que las empresas, al igual que preparan su plan de comunicación (externa), tengan también un plan de comunicación interna, incluido en la estrategia de negocio.

Fill out my online form.