Twitch, la plataforma de streaming que está arrasando

Twitch, la plataforma de streaming que está arrasando

Twitch es la mayor plataforma de streaming y seguramente hayas oído hablar de ella porque no para de crecer. Actualmente cuenta con una audiencia de cerca de 15 millones de usuarios diarios activos. El 93% de profesionales del marketing le auguran un alto futuro a esta plataforma. Su componente “social” mezclado con el streaming convierten a Twitch en un espacio con un alto engagement, y está llamada incluso a ser la natural sucesora de la televisión.

Inicialmente, los streamers retransmitían sobre todo contenido relacionado con videojuegos, pero ahora encontramos streamers que exploran temas muy diversos: cocina, música, tutoriales e infinidad de temáticas más.

¿Quién es el público de Twitch?

Los jóvenes de la Generación Z y los ya no tan jóvenes Millenials son los grandes usuarios de esta plataforma. Según Brand24 e InfluencerMarketingHub, la audiencia de Twitch está compuesta en un 73% por usuarios entre 16 y 34 años, el 65% de ellos hombres y un 35% de mujeres, un 54% con un trabajo a jornada completa, y un 46% con un hijo.

Además, por su diversidad de temáticas, podemos identificar una gran variedad de targets según intereses.

¿Puede Twitch ser una plataforma interesante para tu empresa?

Sin duda, por su crecimiento y la audiencia que está atrayendo, Twitch puede ser una opción interesante para explorar en una estrategia de marketing digital. Si el buyer persona de tu empresa coincide con el usuario de Twitch, esta plataforma es un instrumento más de marca para acercarte a tus consumidores.

Así lo demuestran las estadísticas. El 40% de las marcas ya tienen presencia en Twitch, en su afán por estar donde están las audiencias. Los datos sitúan a Twitch como la cuarta red social en inversión por parte de las marcas, y las previsiones auguran que estas cifras seguirán creciendo.

Algunas maneras en las que estar presente en Twitch como marca son a través de influencers que promocionen tu producto, organizando eventos en directo, webinars, entrevistas… ¡la creatividad está servida!

A pesar de que muchas de las grandes marcas ya tienen presencia, aún es poca la presencia de pequeñas y medianas empresas. El reto para estas últimas estará en cómo encontrar una solución que se adapte a sus posibilidades económicas y a sus necesidades, tal vez a través de microinfluencers o creando contenido propio que pueda resultar interesante para el público potencial a la vez que adaptarse a los límites presupuestarios de las empresas más moderadas.

¿Qué te parece? ¿Conocías esta plataforma? ¿Crees que Twitch será el futuro de la televisión? Cuéntanoslo en los comentarios.

¿Por qué estar en redes sociales no te sirve de nada?

¿Por qué estar en redes sociales no te sirve de nada?

La apuesta por la redes sociales parece que es una ley universal que nos han hecho tatuarnos a todos en la piel. “Si no estás dentro, te quedas fuera”. Empresas de todos los tamaños se lanzan a la aventura del social media.

Después de un tiempo con las redes sociales activas, descubres que no está dando los resultados que esperabas. Te hacen perder tiempo en gestionarlas y, en cambio, no sientes que te estén aportando demasiado. ¿Te identificas?

A estas alturas seguro que te preguntas… ¿Por qué estar en redes sociales no me sirve de nada?

Vamos a exponerte 5 de los errores más típicos que encontramos cuando las empresas gestionan sus redes sociales. ¡Toma nota!

Tener un perfil incompleto

Parece obvio, pero hay muchas empresas que tiene una página incompleta: no han completado su información, su biografía, o ni siquiera tienen una foto de perfil adecuada y profesional. Esto debería ser el primer punto a revisar y fundamental para seguir una estrategia.

Lo que nos lleva a…

No tener estrategia

Normalmente, las redes sociales quedan en un segundo plano (o tercero o cuarto o quinto), y son gestionadas por una persona que no está cualificada para ello, o tiene pocos conocimientos al respecto. No siguen una estrategia clara; “están porque tienen que estar”.

Esto se traduce en: publicar el mismo contenido en todas las plataformas en lugar de un contenido adecuado a cada plataforma y su público, realizar demasiadas publicaciones, o demasiado pocas, tener un tono poco profesional que le resta seriedad al negocio, errores ortográficos no deseados… y un largo etcétera.

Comunicarte de forma unilateral

Muchas empresas tienden a olvidar que el 50% de “social media” es SOCIAL. Se trata de mantener un diálogo con la comunidad, que se establezca una comunicación bidireccional. No contestar a los mensajes, o no generar una conversación son errores típicos que las compañías cometen. Y graves, porque hay mucha información que puedes conocer de tu cliente fijándote en sus interacciones con tus publicaciones.

Egocentrismo

¿Sólo hablas de ti en tus redes sociales? Spoiler: a tu usuario no sólo le importa tu producto y tu publicidad. El hecho de utilizar las redes sociales solo para hacer auto-publicidad, aporta poco valor a tu usuario. Seguro que hay otras cosas que le gustan y están relacionadas con tu servicio, que no te dé miedo compartir contenido de otros medios. Si únicamente utilizas tus redes sociales como medio de autopromoción acabarás cansando a tus seguidores.

Querer estar en todas

A menudo las empresas confunden visibilidad con querer estar en todas partes, y por querer estar en todas partes acaban por no estar bien en ninguna. Escoge las plataformas que sean adecuadas para tu público. A lo mejor tu cliente no está en Snapchat, pero sí en Facebook. No tiene sentido mantener redes sociales en las que no está tu cliente: eso sólo supondrá una pérdida de tiempo y recursos que podrías estar utilizando en ser relevante en las redes sociales que son relevantes para tu público objetivo.

¿Has cometido alguno de estos errores? ¿Se te ocurren más errores que cometen las empresas en las redes sociales? ¡Te leemos!

Por qué menospreciar la comunicación interna es un error

Por qué menospreciar la comunicación interna es un error

Casi todas las empresas tienen bastante asumida la importancia de cuidar de su cliente y la comunicación con su público. Lo que muchas empresas tienden a descuidar es a su cliente interno: el empleado.

¿Qué beneficios tiene la comunicación interna?

Una comunicación interna eficiente alinea al equipo con los objetivos y valores de la empresa. Por naturaleza humana, a todos nos gusta sentirnos útiles y, sobre todo, saber por qué hacemos las cosas. Según datos de Staffbase, la comunicación interna aumenta el rendimiento, hasta en un 36%, y la rentabilidad en un 30%.

Nuestros empleados siempre deberían ser los primeros en conocer las nuevas líneas de negocio y objetivos de la empresa. De esta manera, tendremos un equipo empoderado e implicado. Esto es un reto con las nuevas tecnologías de la información, que nos hacen especialmente vulnerables a rumores o noticias falsas.

La transparencia genera una mayor confianza con los empleados, se estimula la motivación y el ambiente de trabajo mejora. La comunicación interna es una herramienta muy poderosa para la retención de talento. Además, si conseguimos generar engagement, los trabajadores de la empresa pueden ser los mejores embajadores de nuestra marca.

Otro de los beneficios que a veces pasamos por alto es la satisfacción del cliente. Sí, una mejor comunicación interna incide directamente sobre la experiencia de nuestro cliente. Si queremos clientes satisfechos necesitamos empleados satisfechos. ¿Cómo vamos a conseguir customer experience sin employee experience?

No hay que olvidar que la comunicación es two-ways. No solo se trata de emitir mensajes sino de recibir el feedback activo de todos los trabajadores. Para esto, suele ser muy efectivo apoyar posiciones de middle management. Conocer puntos de dolor entre el equipo puede ayudar a los mandos de dirección a poner los pies en el suelo, descubrir ineficiencias y trazar una estrategia mucho más acorde a la realidad que vivimos.

Además, un canal de comunicación interna y un protocolo bien establecido es vital en casos de crisis, en los cuales una respuesta rápida, coherente y alineada a todos los niveles es de gran importancia para sobreponerse a la situación.

Por todos estos motivos, cada vez se hace menos trivial que las empresas, al igual que preparan su plan de comunicación (externa), tengan también un plan de comunicación interna, incluido en la estrategia de negocio.

Fill out my online form.